publicidad

6 ene. 2014

Vuelo(s) San Francisco-Madrid: tortura gringa

Una vez más he sufrido la tortura del nefasto vuelo -andata e ritorno- a Madrid.

Desde la fusión entre Continental y United el tormento se ha visto incrementado en forma de aviones incómodos y minúsculos (tres asientos a cada lado de un angosto pasillo) con poca o ninguna opción de entretenimiento para los vuelos entre San Francisco y Nueva York (esta vez el avión a Nueva York tenía monitores de televisión en el techo del pasillo; el avión a San Francisco no tenía ni para escuchar el puñetero "hilo musical").

A la incomodidad de los aviones hay que sumar los ya tradicionales retrasos con los que me agasaja de tres años a esta parte United (desde la fusión): a la vuelta, una horita en Madrid y tres horas en Newark (el avión procedía de Cancún y venía con retraso). Total: 25 horas de puerta a puerta.

El que todos estos inconvenientes hayan surgido tras la fusión con Continental no creo que sea una anécdota, simplemente alguien decidió utilizar los peores aviones y economizar. Al menos que quiten los vídeos en los que el CEO de la compañía habla de modernidad.

Y no hablemos del wifi...

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: