publicidad

9 sept. 2013

Esos antepasados

en.wikipedia.org
El actor Adrian Grenier, protagonista de la serie Entourage, puso cara de póker cuando se enteró de que su procedencia genética es mayormente europea y que incluso uno de sus antepasados era un conquistador español del siglo XVI. Hasta entonces, Grenier había comentado a sus conocidos que era de ascendencia "nativa americana" (native American es el término políticamente correcto para referirse a los pueblos que habitaban el territorio de los Estados Unidos antes de la llegada de los europeos). "Tener sangre" de uno de esos pueblos es ahora cool, pero durante mucho tiempo la misma circunstancia era considerada un estigma.

Hasta que descubrió ese dato, Grenier, como tantos estadounidenses, simplificaba su ascendencia desconociendo la historia (la de su país y la de su familia), la geneología y el sentido común (palmario es el caso de Robert de Niro que siempre ha sido considerado como un actor italoamericano por más de los orígenes nacionales de sus antepasados más inmediatos se pueden localizar en media docena de países europeos).

Grenier se sintió decepcionado por un simple dato genealógico, desconociendo totalmente las circunstancias e historia personal de su antepasado el conquistador pero desconociendo igualmente -es imposible para casi todos los mortales- la historia de sus otros antepasados: si entre estos habría criminales o sólo "buena gente". La historia nos dice que los pueblos que habitaban América antes de la llegada de los europeos también tenían la humana costumbre de aniquilarse entre sí, así los aztecas, por ejemplo, tenían sometidos a otros muchos pueblos que habitaban el territorio del actual México (algunos de ellos se aliaron con Cortés para luchar contra los mexicas).

Muchos americanos de hoy en día, si investigasen su genealogía, descubrirían que ellos también tienen antepasados entre los conquistadores. En aquel entonces lo de conseguir un billete de vuelta después de haber conquistado un poquito no era moneda común. Los conquistadores vinieron para quedarse en su gran mayoría.

Los avances tecnológicos relacionados con el ADN permiten obtener una foto genética de nuestro pasado pero no nos explican mucho más. Si los nazis hubiesen tenido esas herramientas a su alcance hubiesen "descubierto" que arios puros, puros no había ninguno.

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: