25 abr. 2013

El celo profesional de un policía de Pittsburg



Hemos visto en muchas películas como en medio de una operación del FBI aparece un despistado policía local que cree que los federales son los malos y acaba fastidiando todo el montaje. Un detective de la policía de Pittsburgh vivió recientemente una experiencia parecida...

Este es el conciso relato de los hechos protagonizados por el detective Salido (llamémosle así para proteger su anonimato):

1. Vio un anuncio de prostitución.
2. Obtuvo permiso de su jefe para realizar una operación encubierta.
3. Acordó una cita con la profesional del sexo.
4. Compró condones y toallitas higiénicas en Walgreens.
5. Se dejó practicar una felación por la lumi.
6. Fue sorprendido durante el acto por sus compañeros maderos.

¡Qué mala suerte!

Como dejó claro un portavoz del sindicato de la policía de PittOsburg: los oficiales de policía "a veces tienen que hacer lo que tienen que hacer para efectuar un arresto".

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: