publicidad

17 ago. 2010

State of Fear, los malos eran los otros

State of Fear (Estado de Miedo, según la correspondiente traducción al castellano) es una novela de Michael Crichton, -el afamado autor de bestsellers- en la que los malos no son los que esperaríamos. En State of Fear los malos de la película son unos ecologistas con pocos escrúpulos a la hora de defender a la madre naturaleza.

Además de la obvia pretensión de entretener al personal, Crichton quiso dejar bien claro que  en lo que respecta al llamado calentamiento global -ahora conocido como cambio climático- lo que sabemos es que sabemos muy poco.

Si tenemos en cuenta únicamente lo que nos llega a través de la mayoría de medios de comunicación, el ser humano es culpable del calentamiento de la temperatura del planeta (o, en su caso, de su enfriamiento, por si hubiese dudas) debido, entre otras cosas, a las emisiones de CO2 y otro tipo de gases que se lanzan, alegremente, a la atmósfera.

El autor plantea que desde el nacimiento de la tierra siempre ha habido variación en las temperaturas -a Dios gracias, porque si no...- y que ese fenómeno no es algo del pasado lejano sino que se ha producido durante los últimos siglos, incluso antes de que la Revolución Industrial se encargase de empezar a contaminar a tutiplén. Más de uno ha pensado que Crichton era uno de esos malvados negacionistas.

Servidor tiene un par de cosas claras respecto al cambio climático:

1. No soy ningún experto; tampoco lo son el 95% de los que se dedican a pontificar sobre el tema.
2. Los propios expertos no se ponen de acuerdo en cuanto a las causas y efectos, aunque sí en cuanto a su existencia del fenómeno.
3. A la atmósfera, al mar y al inodoro echamos mucha mierda, incluidos los políticos que van a las cumbres climáticas a bordo de sus jets, quemando combustible a toda pastilla.

Enlace patrocinado: Comprar "State of Fear"

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: