22 sept. 2009

Taxista malo, taxista bueno

Cuando uno sale a "la calle" en el Aeropuerto de Barajas hay dos alturas. Si usted tiene pensado tomar un taxi con un destino que no le vaya a arreglar el día al sufrido taxista haga el favor de salir por el nivel superior, de lo contrario, si sale por la puerta de abajo, se arriesga a que el compañero taxista le masculle algún improperio por lo bajini, le ponga cara de mala hostia, etc.

Eso fue lo que le sucedió a un servidor ayer lunes: el tontoelculo del taxista pensó que hacer cola toda la mañana para ver si le tocaba un viajero con destino a Guadarrama había sido una mala idea y se puso gilipollas con el menda: "toda la mañana haciendo cola para esto" (ahí lo dejó y en principio no le entendí bien a qué se refería).

Lo cachondo del caso es que cuando he vuelto al día siguiente a Barajas con otro taxi el taxista, que no sabía nada del incidente anterior, me dijo que ya que la carrera -de diez minutos- era "barata" (16 euros, suplemento incluido) que si tenía pensado regresar en avión que saliese por el nivel superior porque sus compañeros son un poco quisquillosos.

Como en todos los gremios los hay buenos, malos y regulares, pero cuando te toca uno malo... mejor no ser guiri.

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: