10 sept. 2009

Sobre la lengua

Visto en el blog de Joaquín Leguina:

¿PRESIDENTE o PRESIDENTA?

En español existen los participios activos como derivados de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar, es atacante; el de salir, es saliente; el de cantar, es cantante; el de existir, existente…. Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que realiza la acción que expresa el verbo, se le agrega al final “-nte”.

Por lo tanto, a la persona que preside, independientemente del sexo que esa persona tenga, se le dice presidente y no presidenta. Por la misma razón se dice capilla ardiente, no ardienta; se dice estudiante, no estudianta; se dice paciente, no pacienta; se dice dirigente y no dirigenta.

Nuestros políticos -y muchos periodistas- no sólo hacen un mal uso del lenguaje por motivos ideológicos, sino por ignorancia de la lengua española.

Pasemos el mensaje a todos nuestros conocidos con la “Esperanza” de que el mismo llegue, al menos, a todas las “presidentas”, aunque ello frustre a los “feministos”. A saber: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el turisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el violinisto, el telefonisto, el trompetisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todos, ¡el machisto!

Nota final: Algo que sí podemos aceptar -tal y como están las cosas actualmente- es decir “CARGA PÚBLICA” en lugar de “CARGO PÚBLICO”.

No hay comentarios: