13 sept. 2009

Más de 100 agentes contra 10 bocadillos en Marruecos

"Shuma Shuma", grita un pequeño que vende pañuelos en la medina de Rabat mientras señala el cigarro que fuma la occidental. Todavía no ha sonado el cañonazo que marca la ruptura del ayuno. "Shuma" significa "vergüenza social", la que causa aquel que no respeta los preceptos del Ramadán. Saltarse las normas del ayuno es "haram" (prohibido) para los musulmanes, que en Marruecos pueden ser castigados con una pena de uno a seis meses de cárcel y multas de casi 100 euros, según el artículo 222 del Código Penal.

seguir leyendo en El Mundo

No hay comentarios: