18 jun. 2009

El cartero siempre la caga dos veces (o tres, o cuatro...)

Allí estaba; en lo alto del buzón. El sobre con mi última factura médica, remitido por mi doctor del alma y con mi nombre -como cualquier otra carta- bien clarito, estaba a la vista de todos los vecinos. Si alguno de ellos está preocupado por mi estado de salud o simplemente se reconcome de ganas por saber si tengo alguna enfermedad exótica -¡Oye, Andrew! ¡Resulta que el vecino tiene ciática!- no tiene más que echar mano del sobre.

Es la, ¿quinta vez? Y yo a la espera de que me llegue "la otra" green card... La vez pasada la devolvieron dos veces y soy el único vecino de San Francisco que tiene su nombre en el buzón... ¡Mecadoenla!


Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: