publicidad

18 ene. 2009

Vampiros del ladrillo

España, año 2009. Tras años, décadas, en los que el precio de la vivienda ha subido como la espuma nos encontramos con que el chollo se ha acabado. No nos engañemos: los perjudicados más cercanos serán, casi únicamente, los que debido a la crisis no puedan pagar la hipoteca. Los ayuntamientos, amiguetes, constructoras, empresarios y empresarietes sólo tendrán que esperar, con los dientes afilados, a que la situación sea más propicia. Mientras tanto se meterán en otro sector "más próspero" desde el que seguir chupando la sangre al personal.

Alguien de mi familia, algún jubileta con la cuenta de jubilación recién recibida, se ha puesto a eso de invertir: sobran los pisos, los propietarios bajan los precios, las inmobiliarias llaman a todas horas ofreciendo la última ganga...

Las constructoras, de momento, siguen aguantando con las viviendas construidas. No darán duros a cuatro pesetas.

Las opiniones son como los culos. Cada uno tiene el suyo. Clint Eastwood

No hay comentarios: