publicidad

26 oct. 2008

Usando tarjetas de recarga Movistar

Supongo que hay muchos factores -aunque la verdad no sé me ocurren tantos- que tener en cuenta a la hora de usar una tarjeta de recarga telefónica y conseguir hablar más de veinte minutos con ella.

Lógicamente, cuando vengo de visita a España uso una tarjeta de recarga para mi, ya viejete, Nokia 6100. Lo de mantener un contrato cuando te pasas 10 meses en el extranjero es un lujo a la altura de pocos -ni siquiera de un tío al que le sobra la pasta-.

Uso tarjetas Movistar para mi móvil. En cuatro días en Madrid, en los que apenas he hablado siete veces unos 3 minutos de media la "broma" me ha costado veinte euros. A la hora de hacer una recarga en un cajero deberían informarte de las tarifas que te van a aplicar. El que hay alternativas más baratas está claro pero, ¿hay alguna forma de poder conservar tu número de móvil y usar esas otras alternativas?

Al final, uno acaba mandando mensajes de texto y dejando llamadas perdidas para que le devuelvan la llamada.

Un poeta es alguien que calla. Hugo Mújica

No hay comentarios: