publicidad

6 sept. 2008

Los hispanos en Estados Unidos

Estupendo artículo de Jeff Jacoby, columnista del Boston Globe, en Libertad Digital.

Desde que vivo aquí, me ha llamado la atención, y he comentado con mis amigos, la que creo excesiva obsesión por la cuestión racial de los medios de comunicación/gobierno de los Estados Unidos. Parece que es un deporte eso de dividir a la gente de acuerdo a un supuesto origen racial.

En cuanto a los hispanos, y es una de las cuestiones que me producen urticaria, existe la manía de reducirlos a un mero grupo racial cuando, en realidad, hay hispanos blancos con los ojos azules y el pelo rubio o negros. Vamos, de todos los "colores". Pero parece que el término marrón -brown- ha calado ya entre la... élite para definir a un grupo en el que ni siquiera el idioma es una seña de identidad.

Cuando "viví" en Inglaterra tuve que rellenar a veces formularios en los que tenía que indicar mi origen racial -con la disculpa de la discriminación positiva y la toma de datos para estadísticas-. Terminaba marcando la casilla de "otros", si es que la había. En realidad, teniendo en cuenta que, como el resto de los españoles, desciendo, entre otros pueblos, de celtas y godos, tendría que marcar "sajón"...

Uno de los párrafos del artículo me ha encantado:

Una de las lecciones de la historia de los Estados Unidos es que las categorías raciales son cualquier cosa menos clasificaciones científicas significativas. Los "blancos" llevan generaciones oyendo decir que están a punto de ser engullidos por razas extranjeras sin asimilar. Durante generaciones, esas "razas" han progresado hasta convertirse en... ¡blancos! Benjamin Franklin estaba muy preocupado por la amenaza que el influjo de inmigrantes alemanes representaba para la cultura americana. En 1751 protestaba preguntándose: "¿Por qué Pensilvania, fundada por ingleses, tiene que convertirse en una colonia de inmigrantes que pronto serán tan numerosos como para germanizarnos en lugar de anglificarse?". Franklin estaba completamente seguro de que esos alemanes "morenos, nunca van a adoptar nuestro idioma ni nuestras costumbres mucho más de lo que podrán adoptar nuestro aspecto".

Los padres fundadores estaban, a veces, a otra cosa que a la que muchas veces se pretende.

Un poeta es alguien que calla. Hugo Mújica

No hay comentarios: