31 jul. 2008

Green Card, ¿dónde me caso?

La primera decisión de mi vida en la que pudo tener influencia la burocracia inmigratoria de los EE.UU. fue el dónde y cuándo casarme. Resulta que el proceso para conseguir la tarjeta verde varía según en qué país se case uno y en qué país inicie el proceso.

El blogero al final decidió hacerlo en su país de origen. Teóricamente el proceso podría tardar más tiempo (nunca me dieron fechas ni plazos) pero tenía la ventaja que, mientras esperaba, podría seguir trabajando (en EE.UU. tendría que esperar tres meses; teóricamente) y, además, no podría salir de territorio estadounidense hasta que se resolviese el proceso. Básicamente esto último me llevó a tomar la decisión de casarme en mi patria chica: ¿uno ni siquiera tiene los papeles y lo primero que tiene que perder es la libertad de movimientos?

¡No me jodas Manuel!

No hay comentarios: