5 may. 2008

Germanófilos en la oficina

Los tengo al lado. Son tres elementos ya talluditos y, al parecer, se dedican a practicar el alemán. En realidad, lo que hacen es leer el mismo libro.

Esta es una práctica bastante común por estos lares: los clubes de idiomas. El problema es que, al no haber ningún nativo, lo que se puede aprender o corregir no parece mucho. Quizás me equivoco.

A mí me llega una de estas alumnas arrepentidas el próximo miércoles. Su español agradecerá el cambio.

No hay comentarios: