7 mar. 2008

Diner

En muchas películas americanas los protagonistas se reúnen en un bar en el que hay mesas pegadas a la pared, jukebox, camareras de pocos estudios que invariablemente mascan chicle como si les fuese la vida en ello, y el plato principal es… hamburguesa. Muchas veces el “diner” está en medio de ninguna parte y ha sido el único sitio a mano para hacer una paradita. Otras veces está en un barrio obrero de una gran urbe o en el centro de un pueblacho.

Los que el turista suele visitar están, en cambio, en plena ciudad (la verdad es que según la parte del país en la que nos encontremos su número variará). En este caso la recargada decoración estará compuesta por motos y coches de época, foto en blanco y negro de músicos y actores y carteles de colores chillones.

El menú va desde la mencionada hamburguesa a una corta selección de sandwiches, pasando por las famosas tortitas (pancakes). Nada a lo que no se pueda resistir un esquisito paladar, pero más que suficiente si lo que se quiere es retrotraerse en el tiempo y ver a camareros vestir la indumentaria que vestían sus compañeros de faena cincuenta años atrás. Los precios sí que están actualizados.

No hay comentarios: