publicidad

7 mar. 2008

Central Park, un parque de película.

Fue a mediados del siglo XIX cuando surgió la idea de crear un parque en Nueva York, por entonces ya metrópoli de la joven nación. Un parque público como los que engrandecían Londres o París al otro lado del Atlántico. En 1853 la legislatura estatal autorizaba a la Ciudad de Nueva York a que adquiriese más de 700 acres de tierra en pleno centro de Manhattan para destinarlos a tal fin.

Apenas poco después de su inauguración en el año 1873 el parque comenzó un lento proceso de degradación. La desidia de la administración en cuanto a su mantenimiento y conservación provocaron que ofreciese una imagen muy distinta de la pensada por sus creadores. También influyó en el proceso el que las necesidades sociales cambiasen y el planteamiento inicial dejase de tener sentido. No sería hasta la década de los años treinta cuando el por aquel entonces alcalde de Nueva York, Fiorello LaGuardia promoviese la reorganización del parque.

A partir de la iniciativa de LaGuardia Central Park se convertiría en una de las marcas de identidad de la capital económica de los Estados Unidos. Su nombre se ligaría a iniciativas culturales o deportivas promovidas durante décadas en cualquiera de los distintos escenarios que posee el megaparque neoyorquino, y cualquier aficionado al cine de cualquier parte del mundo ha paseado o corrido mil veces por el parque, junto con los protagonistas de la multitud de películas que se han rodado y se siguen rodando allí.

No hay comentarios: