publicidad

15 feb. 2008

Roger Clemens en el banquillo de los acusados

Roger Clemens, según los que saben del tema, es el mejor pitcher vivo, un auténtico acumulador de récords y el objeto del odio de sus antiguos seguidores, los fanáticos de los Red Sox, equipo en el que comenzó su carrera en las grandes ligas y al que dejaría a un lado en busca de títulos. Su carrera no solamente está plagada de logros deportivos sino que también ha sido salpicada repetidamente por la polémica.

Desde cláusulas contractuales que le permitían pasar más tiempo con su familia, pasando por su afición a lanzar la pelota demasiado cerca de los bateadores, hasta críticas despiadadas a los fans; Clemens es todo un carácter que ha estado por encima del bien y del mal mientras el éxito le ha acompañado en el césped. Pero en estos momentos, está en tela de juicio por el presunto uso de esteroides y hormonas de crecimiento. Otro nombre más añadido a la saga judicial que ha puesto en entredicho a las estrellas del juego de América. Las acusaciones de dopaje son lo único que faltaba a una larga carrera repleta de polémicas dentro y fuera del terreno de juego.

Clemens, lejos de admitir el uso de sustancias dopantes como hizo en su día Marion Jones, ha negado reiteradamente las acusaciones. Sus últimas negativas las ha expresado ante la comisión del Congreso de los Estados Unidos y las ha podido seguir todo el país por televisión. Hemos podido oírle decir en repetidas ocasiones que no recordaba las conversaciones que las gargantas profundas del caso habían mantenido con él ¿Cuestión de mala memoria? Parece que los congresistas opinan que es otro el problema y pueden pedir, en breve, su procesamiento por haber cometido perjurio.

No hay comentarios: