publicidad

21 feb. 2008

Guantanamera


La noticia de la dimisión del Comandante, o sea del Dictador, me pilló en Colorado, recién llegado de mi segunda experiencia pilotando unos esquíes. Uno pensaría -si no viviese en este país- que la noticia haría correr ríos de tinta y disparar las alarmas -al menos las anti-humo- pero... no, nada de eso. Eso de que al estadounidense -casi escribo americano- medio le importa un pito eso de la política no puede ser más cierto, y cuando se trata de la política internacional ya ni te cuento. El "problema" es que me está empezando a afectar a mí también.

Eso sí, uno empieza a tener pesadillas pensando en lo que puede acabar siendo la isla en manos de unos horteras con mucha pasta. Habrá que pensar en volver pronto.

No hay comentarios: