publicidad

24 sept. 2007

Sigo pagando recibos en España...

Después de creer que tenía todo controlado, que no había dejado ningún hueco por donde me pudiesen sorprender las hordas de los departamentos financieros de las multinacionales patrias, me encuentro con un recibo de ese orgullo nacional que es Telefónica, el mismo al que cualquier contribuyente español financió en el pasado porque no quedaba otra (Ahora mismo sigue siendo, en la práctica, un monopolio más).

Espero que no se trate "nada más" de ese impuesto revolucionario que hay que pagar para darse de baja en el servicio. Total, treinta euros de nada. Y como uno se ha venido tranquilamente a California pensando que dejaba todo atado y bien atado pues le toca a mi señor padre fustigar al teleoperador de turno.

Creo que me sentiré menos cabreado cuando me toquen las pelotas aquí.

No hay comentarios: