publicidad

26 sept. 2007

Mis desventuras con la Seguridad Social (tercer episodio)

Vengo de la SS. Es la segunda vez que acudo. La primera porque no me había llegado mi tarjeta a mi primer domicilio -el de mi cuñada-, esta segunda porque no me ha llegado la tarjeta a mi propio domicilio. Seguramente los dos carteros se han puesto de acuerdo para hacerme la vida imposible.

La única solución que me dan: volver a mandar la carta, ni certificada, ni con acuse, ni a través de la propia oficina. Simplemente, la carta monda y lironda.

Por lo visto -mi mujer lo ha sufrido en carne propia- hay gente que se dedica a suplantar la identidad de otras personas a través del número de la SS.

Estoy apañado. Haré una fiesta cuando me llegue la jodía carta, espero que con la tarjeta dentro.

No hay comentarios: