15 sept. 2007

La formalidad de los californianos

Esta tarde mi mujer y yo estábamos hablando de mis aventuras y desventuras con la búsqueda de trabajo. Le hice un comentario sobre mis dos primeras entrevistas, de las que había salido más que contento porque los entrevistadores me habían "asegurado" prácticamente el trabajo pero después no se habían ni molestado en decir que habían cambiado de idea. Después de días sin noticias mandé varios correos electrónicos reiterando mi interés en el correo pero todavía estoy esperando la contestación.

A. me ha dicho esta tarde que cuando ella vino a California desde Nueva York se encontró con que la gente aquí promete mucho, pero luego no cumple nada. Simplemente odío esa forma de ser. Espero que no tenga que sufrirla demasiado en el futuro y espero que estemos los dos equivocados y que la norma general sea la contraria.

No hay comentarios: