13 sept. 2007

El vestuario en las entrevistas de trabajo


Ayer tuve mi cuarta entrevista. Vamos a ver en qué queda porque, hasta ahora, todo se resume en... overqualified.

A todas las entrevistas me he presentado con mi traje de Pal Zileri y alguna de mis, por supuesto, elegantes camisas pero sin corbata. Por el contrario, mis "contrincantes" estaban más cómodos: vaqueros en la primera, bermudas en la segunda y zapatillas de deporte en la cuarta. La excepción fue una chica rumana que iba arreglada como Dios manda...

Yo, en Madrid, si hubiese podido, habría prescindido de la corbata o del traje en muchas ocasiones. Mejor que cada uno vista como quiera, ¿no?

No hay comentarios: